¿Por qué se importante el entretenimiento y la interacción social?

Cuando pensamos en el cuidado de una persona mayor, ya sea en casa, buscando un centro de día, o una residencia… lo primero que nos viene a la cabeza puede ser la atención sanitaria, los riesgos potenciales de un sitio, la higiene personal o la alimentación. Pero en muchas ocasiones se nos olvida la importancia del entretenimiento y la interacción social, el hecho de que puedan realizar actividades de ocio, o recreativas, les puede ayudar muchísimo.

A partir de cierta edad, las personas se ven libres de algunas responsabilidades o tareas que han estado realizando durante muchos años. Dejan de trabajar, ya no tienen hijos en casa de quién cuidar… Todo esto deja una gran cantidad de tiempo libre. Bien usado, todo este tiempo puede ser un tesoro. Hay personas que lo consideran una segunda juventud. Pero si se deja el ocio de banda, si se reduce la interacción social, si se deja de realizar una cantidad de tareas tan grande, o se pierden los objetivos… la situación de esta persona puede empeorar muy rápidamente.

Cada persona y cada momento en nuestras vidas son diferentes, de modo que debemos buscar aquellas actividades que más nos puedan ayudar. Es importante que aquello que se haga los haga disfrutar y pasarlo bien, de este modo se consigue canalizar el estrés, motivarlos, liberar endorfinas e incluso adrenalina.

¡Porque hacerse mayor, no implica renunciar al ocio! Hay que adaptarlo a cada situación, a cada persona y a cada momento, para de este modo, disfrutarlo al máximo.

Una vez nos hemos dado cuenta de la importancia del entretenimiento y la interacción social, vamos a plantear algunas de las actividades que podemos proponer a una persona mayor.

Actividades recomendables para personas mayores

Según sus gustos, sus posibilidades su situación, pueden realizar una gran variedad de actividades. Deberemos adaptar cada una a las condiciones de cada persona.

Actividad física: Es todo movimiento del cuerpo que hace trabajar a los músculos y requiere más energía que estar en reposo. Caminar, correr, bailar, nadar, practicar yoga y trabajar en la huerta o el jardín son unos pocos ejemplos de actividad física.

Actividades sociales: En este apartado se incluyen todas aquellas actividades de ocio que se realizan con otras personas. Puede ser des de jugar al dómino, participar en algún casal o asociación, asistir a eventos o pasear y conversar con amigos.

Actividades recreativas: Podríamos incluir cualquier juego dentro de este apartado. Juegos de cartas, de mesa, encrucijadas, sopas de letras e incluso videojuegos.

Actividades culturales: Visitar museos, monumentos o leer un buen libro… son actividades para todos los públicos. Se puede aprender una gran cantidad de cosas mientras disfrutas de la belleza de las obras, del arte, o de la historia.

Viajar: Del mismo modo que se puede disfrutar de todas estas actividades des de casa o nuestra ciudad, también se puede hacer des de otros sitios. Visitar otros países, ciudades o culturas, puede ser una experiencia muy gratificante.

Actividades cognitivas: Resolver acertijos, ejercicios para la memoria… son actividades muy recomendables. Se pueden apreciar mejoras en la memoria o en la agilidad cognitiva.

Estudiar: Nunca es tarde para estudiar, puede ser un idioma, tocar un instrumento, alguna temática que resulte de interés… Estas actividades son buenísimas para mejorar la autoestima o las capacidades cognitivas.

Voluntariado: Si se dispone de tiempo libre, reservar una parte para ayudar a otras personas es una actividad magnífica para realizar. Ayudar a los más pequeños a leer, colaborar en la creación de eventos, o cocinar para otras personas son solo algunos ejemplos.

Familia: Disfrutar de la compañía de los familiares, hijos, nietos, sobrinos… una buena compañía siempre puede sacar una gran sonrisa.

Todas estas actividades ayudan a las personas mayores, aportándoles satisfacción, integración social, mejorando su salud, su autoestima e incluso su autonomía. Hay veces en que no sale de ellas mismas realizarlas, y en esta situación sois las personas más cercanas a ellos quién debéis incentivar la práctica de alguna de estas actividades.

Des de Laif queremos ayudaros a en esta tarea. Gracias a la aplicación para familiares de personas mayores, encontraréis distintas herramientas que os van a ayudar a conseguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *